lunes, 23 de enero de 2012

Obedece a tus Padres

Chiste:  Hay tres manera de lograr hacer algo: haciéndolo uno mismo, contratando a alguien para lo haga o diciéndole a los niños que no lo hagan.

Resumen: Dios instruye a los niños para que obedezcan a sus padres.
"Honra a tu padre y a tu madre, para que disfrutes de una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios" (Éxodo 20:12 - NVI).

Este es el primero de los mandamientos de Dios que contiene una promesa. Si honramos a nuestros padres, Dios dice que tendremos una vida larga y que todo irá bien con nosotros. ¿Pero cómo podemos honrar a nuestros padres? Una de las formas es obedeciéndoles.

"Hijos, obedezcan en el Señor a sus padres, porque esto es justo" (Efesios 6:1 - NVI).


Este es otro lugar en la Biblia en que Dios nos instruye a obedecer a nuestros padres. Noten que habla en plural, diciendo padres, no sólo el padre o a la madre. ¡Qué trabajo tenemos! ¡No sólo tenemos que obedecer a uno de los padres, sino a los dos!

¿No te has puesto a pensar alguna vez en porqué Dios le da a los hijos ese trabajo casi imposible de hacer? Es que el sabe que es difícil para los hijos el hacerlo sin pedirle ayuda a Jesús. Jesús desea que le oremos y hablemos con él todo el tiempo y ésta es una de las manera en que él logra que hablemos con él. Y ¿qué hay de los padres? En ninguna de las organizaciones del mundo, especialmente en la militar, puede una persona tener dos jefes. En el ejército hay un solo comandante, una sola línea de mando. Sería muy difícil para un soldado el seguir órdenes si tuviera a dos personas mandándolo.

Pero Jesús, en su sabíduría infinita, puso a dos padres a cargo de los niños. Él sabía que tendrían que hablarse constantemente para mantener las cosas en orden. Por ejemplo, ¿has tratado de pedirle a mamá que te deje hacer algo y ella a dicho que no? De seguro que fuiste a donde tu papá esperando que él dijera que sí sin consultar a mamá. ¿No es así? Bueno, Jesús ve a los padres como si fueran una sola persona, no dos. Cuando tus papás se casaron, Jesús dejó de verlos como dos personas, y comienza a verlos como una. Él sabe que la única manera de poder bregar con los niños es orándole a Él y pidiéndo su ayuda

"Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mejer, y los dos se funden en un solo ser" (Génesis 2:24 - NVI).

¡Qué tremendo! ¡Jesús pensó en todo! Él sabía que los niños pasarían mucho trabajo tratando de obedecer a sus padres si no le pedían ayuda a él. También sabía que si los padres no le oraran pidiendo ayuda, no podrían criar a sus hijos bien. Así que, mucho tiempo atrás, cuando le dio a Moisés los diez mandamientos, él hizo esa su quinta regla. Y lo maravilloso de todo esto es que hizo una promesa al darlo.

El dijo que honráramos a nuestros padres para que pudiéramos tener una larga vida en la tierra. ¿Has pensado sobre eso alguna vez? Yo lo he hecho. Ahora bien, ¿cómo es que Dios cumple su promesa? No estoy totalmente seguro pero creo saber algo. ¿Quién me ama más que nadie? Dios. ¿Quién te ama más que ninguna otra persona en esta tierra? Tus padres.

Dios sabe que si obedecemos a nuestros padres, ellos siempre estarán velando por nosotros aquí en la tierra. Ellos nos dirán cosas como: "Mira a ambos lados antes de cruzar la calle" y "Cepíllate los dientes para que no te den caries". Como ves nuestros padres nos dicen esas cosas porque nos aman, como Jesús nos ama. Y si hacemos estas cosas hay mucha probabilidad de que vivamos una vida larga y saludable

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada